Recibir el Otoño con buen ánimo, ¿es posible?

Recibir el Otoño con buen ánimo, ¿es posible?

El otoño acaba de llegar. La estación de los marrones y amarillos, del cambio de hora, de los días más cortos, de las mañanas fresquitas… Y todo esto, que dicho así parece intrascendente, afecta negativamente al estado de ánimo de muchas personas. A algunos les sobreviene un «pequeño bajón» que remontan en poco tiempo. Pero hay otros que sufren la llamada “depresión estacional” (o trastorno afectivo estacional).

Quienes son más sensibles a esta reducción de horas de luz diarias, pueden mencionar síntomas como, por ejemplo: tristeza, pesimismo, cansancio físico, nerviosismo, dificultad para concentrarse o dificultades del sueño.

A la mayoría de nosotros no nos va a afectar la llegada de la nueva estación; no obstante, vamos a apuntar, para quien las necesite, una serie de medidas que pueden ayudar a iniciar en otoño «con buen pie».

En esta ocasión, nos ayudará Elisha Goldstein  con los siguientes consejos:

1. NO LE DES TANTA IMPORTANCIA:

Trata de no estar focalizad@ en lo mal que llevas eso de que amanezca tan tarde y anochezca tan temprano. Intenta no pensar en ello, pero si lo haces, rescata de tu memoria algunos días climatológicamente grises que hayas vivido, y en los que te hayas sentido cómod@, tranquil@ y feliz. ¡Claro que puedes sentirte bien en otoño!

2. HAZ EJERCICIO FÍSICO:

Practicando tan sólo 30 minutos de ejercicio diario, mejora considerablemente el estado de ánimo, además de tener todos los beneficios que tú ya sabes. No esperes a año nuevo para planteártelo como propósito. Si no está entre tus hábitos, empieza hoy a moverte y ya verás cómo notas la diferencia.

3. FOTOTERAPIA:

La mayoría de los afectados por este trastorno estacional se recuperan de esta forma tan simple: con una mayor exposición a la luz. Aprovecha las horas de luz solar (¡sal fuera!) y procura que el interior de tu casa no parezca una cueva. Hay lámparas de luz natural (de bajo consumo) que pueden ayudar en estos casos.

4. SÉ AGRADECID@:

¿Con el otoño gris? Pues sí. El sentimiento de gratitud está muy vinculado al grado de bienestar que experimenta una persona. Valora lo bueno de estos días otoñales y aprécialo. Un paseo admirando los bellos colores del paisaje (únicos en esta época del año), la manta en el sofá con un buen libro, compartir un té bien caliente, el placer de saborear un buen puchero… ¡Hay tantas cosas buenas!

5. RELACIÓNATE:

Comparte actividades con otras personas (no valen las de las redes virtuales). Vé a tomar un café, al cine, a pasear con alguien, a mirar escaparates, etc., preferiblemente con amig@s o gente que sea importante en tu vida.

Como ves, estos sencillos consejos suponen, simplemente, que te cuides un poquito más a ti mism@. Ya está. Me gustaría añadir a la lista algo muy obvio, pero esencial: practica tu hobby o tus actividades preferidas. Que cada día puedas tener ese momento TUYO, para disfrutarlo plenamente y olvidarte de todo lo demás. Ese “detalle” alejará de ti los nubarrones que verdaderamente te perturban: los de tu mente.

Comentarios (2)

Gracias muy interesante. Antes no prestaba mucha atención al cambio de las estaciones como ahora, lo disfruto y me agrada.

    A mí es una estación que me encanta!!
    Muchas gracias por comentar Marigely, un abrazo!!

Comentarios cerrados

Comentarios (2)