Parar el pensamiento.

Parar el pensamiento.

En estos días me han preguntado cómo se pueden parar los pensamientos que acuden a nuestra mente y que nos hacen daño, ya que por más que se intente dejar de pensar en algo que no nos es grato, parece que el resultado es el contrario: todavía se piensa más en ello. Hay una técnica conocida con el nombre de detención o parada del pensamiento, que se usa precisamente para esopoder parar pensamientos o imágenes repetitivas y perturbadoras. Voy a explicar en qué consiste, para qué se usa y cómo podemos aprender a usar esta técnica correctamente.

La técnica de parada del pensamiento, es un procedimiento de auto-control cuyo objetivo es conseguir eliminar pensamientos o imágenes de nuestra mente, que suelen ser repetitivos, automáticos y que la persona experimenta como intrusivos (ej. “soy un desastre, todo me sale mal”; “no sé para qué voy a la entrevista, me bloquearé y no sabré qué decir”; “cuando llegue a la fiesta todos me mirarán y haré el ridículo de alguna forma”; etc.) Pero esta técnica no debe usarse para abordar pensamientos insistentes con un alto grado de elaboración, para los cuales habría que emplear otros procedimientos cognitivos.

El principal objetivo  de la parada del pensamiento va a ser controlar la aparición repentina de esos pensamientos -de contenido verbal, de contenido visual o en forma de recuerdos- y disminuir su frecuencia y duración, de modo que nos perturben lo menos posible.

Antes de pasar a describir la técnica, hay que saber que todo intento de “dejar de pensar” va a resultar fallido, ya que lo único que conseguiremos será reforzar y mantener esos pensamientos, que empezarán a perseguirse unos a otros en nuestra cabeza sin control. A su vez, tanto el mantenimiento como el intento de razonar esos pensamientos intrusivos, no aportan más que ansiedad y malestar.

Como toda técnica de modificación de conducta va a necesitar  entrenamiento (que se consigue a base de ponerla en práctica a menudo), de motivación por el cambio y de seguir una serie de pasos que se describen a continuación:

  • En primer lugar, podemos hacer una lista de todos los pensamientos que nos incomodan y que se presentan de forma intrusiva, pareciendo que no tenemos control sobre ellos. Estos pensamientos debemos escribirlos tal y como se presentan habitualmente.
  • Además de esta lista de pensamientos «tóxicos», haremos otra lista paralela con pensamientos o imágenes agradables, alternativos a los anteriores.
  • Debemos también elegir un estímulo de parada que podamos producir voluntariamente (una palmada, un golpe en la mesa, tirar de una goma elástica de la muñeca…, y simultáneamente utilizar palabras como ¡stop! o ¡basta!). Una vez escogido el estímulo y la palabra de parada, es conveniente que utilicemos siempre los mismos para poder asociarlos a los pensamientos que queremos interrumpir.
  • Tras haber utilizado nuestro estímulo de parada, debemos buscar una actividad distractora en la que focalizar nuestra atención; ahí es donde deberemos recurrir a la lista de pensamientos o imágenes agradables alternativas que hayamos apuntado.
  • Tras repetir y practicar varias veces esta dinámica, podremos generar mentalmente el estímulo de parada para poder aplicar esta técnica en cualquier situación y así evitarnos tener que dar explicaciones de por qué gritamos ¡STOP! en la oficina, en el cine o en el autobús.

Para lograr una mayor eficacia de la técnica es recomendable compaginarla con técnicas de respiración y/o de relajación, que  pondremos en práctica mientras centramos nuestra atención mental en los pensamientos e imágenes agradables que sustituirán a los pensamientos no deseados.

A base de entrenamiento, conseguiremos automatizar todo esto, de manera que llegaremos a hacer los 5 pasos sin apenas esfuerzo.

¿Te atreves a probarlo?

 

Comentarios (4)

La parada de pensamiento es una técnica muy utilizada en personas con una tendencia patológica a preocuparse, es decir, personas agobiadas por mil y una cosas, que consumen la mayor parte del tiempo rumiando acerca de sus problemas, una y otra vez, sin avanzar en la concreción de una solución constructiva para los mismos. En estos casos se utiliza la «parada de pensamiento» en conjunción con otra técnica denomianda «hora de preocuparse». Estas técnicas está contraindicadas para las obsesiones, es decir, pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación.
Más información sobre los trastornos de ansiedad en la web:
Trastornos de ansiedad
Un saludo y enhorabuena por la web.

    Gracias por tu aporte Antonio, un saludo.

Esto funciona cuando tu fluidez de pensamiento esta muy avanzada?. Es curioso que muchas veces paramos nuestros pensamiento y aun la sensacion de ahogo este ahi.

    No David. Para pensamientos muy elaborados e insistentes, se usan técnicas cognitivas -como la reestructuración cognitiva o el uso de distractores cognitivos- combinadas con otras técnicas, dependiendo del problema en el que se encuadren estos pensamientos (p. ej., para problemas de ansiedad, se combinan con técnicas de exposición, de relajación, etc.) Puede ser que esa «sensación de ahogo» que mencionas, tenga que ver con un problema de ansiedad. Yo te recomiendo que practiques ejercicios de respiración y relajación. Puedes encontrar multitud de relajaciones guiadas en internet. ¡Saludos!

Comentarios cerrados

Comentarios (4)