Los triángulos en las relaciones

Los triángulos en las relaciones

Triángulos

Como el nombre indica, hace referencia a las relaciones en las que uno queda atrapado entre otras dos cosas o personas. Al estar preso de ese triángulo, pierdes la libertad para actuar, pasas a ser una pieza clave para que todo funcione, pero pagas el precio adoptando el rol de “chivo expiatorio”, llegando a desarrollar algún síntoma que manifiesta la carga emocional que estás viviendo. La función del tercer vértice es dar estabilidad, pero muchas veces a un alto precio.

Los triángulos pueden darse de muchas maneras, padre-madre-hijo, madre-hijo-futuro, padres-hijo-drogas, esposa-esposo-trabajo, esposa-esposo-artilugio electrónico; esposa-esposo-familia de origen; esposa-esposo-amigos, etc.

El problema surge de las triangulaciones rígidas, porque la realidad es que entramos y salimos de muchos triángulos constantemente, pero a veces uno se queda estancado en alguno del que siente que no es capaz de salir.

Piensa en alguna ocasión en que mediaste entre unos amigos tuyos, cada uno te daba su opinión esperando que le apoyaras, y tu intentaste al máximo ser neutral, pero era como la sensación de una cuerda donde uno tira para un lado y otro para otro, y donde la única escapatoria era decir: “No juego”. Llega un momento donde pasas a ser tú el o la responsable de lo que pase entre tus amigos y, al final, hasta puedes terminar llevando tú las culpas de que no se arregle el problema o, para más inri, al final se pongan bien entre ellos pero la tomen contigo. Creo que no es una situación muy rara, ¿verdad?

En los casos en los que uno siente que está triangulizado entre dos personas —y eso le está haciendo bloquearse, con lo que no va a ser de utilidad, y cada vez va a perder más el control— suelo recomendar que abiertamente exprese que no quiere seguir haciendo de mediador, que no quiere oír de uno las quejas del otro ni viceversa. Y ha de ser firme en su decisión aunque en un principio las otras partes no lo entiendan.

Otro de los triángulos más típicos son los que se forman entre padre-madre e hijo, sobre todo cuando hay separaciones. El hijo como moneda de cambio, como recadero, como receptor de quejas de ambos lados o de acusaciones… y todo eso siempre adornado con “Mi hijo es lo primero”, “Él no tiene culpa de nada”, “Yo nunca lo meto en medio ni le hablo mal de mi ex”…, en fin, que el pobre niño se ve en ese triángulo perverso, del que ni él, ni sus padres son conocedores, pero que está ahí y que hace su correspondiente daño.

Piensa en el triángulo entre un padre o una madre, el hijo y el miedo a que le pase algo. Las consecuencias son la hiperprotección, y la solución pasa por romper ese triángulo, ya sea porque la madre encuentre la manera de descansar, de confiar y dejar de preocuparse, o aún manteniendo la preocupación, no exteriorizarla al hijo ni tomar decisiones actuando sobre la base de ese temor.

Quizás puedes detectar algún triángulo en tu vida que deseas romper. Hay varias maneras de hacerlo, puedes aliarte más fuertemente con uno de los vértices y distanciarte del otro, o puedes abandonar el triángulo, decir que ya no juegas, manteniéndote al margen en lo posible, dejando que sean los demás que asuman su propia responsabilidad. La única forma de salir del triángulo es dejando de asumir la responsabilidad de quien debería hacerlo, y eso supone un gran reto.

El primer paso es que seas capaz de detectarlo. El segundo es tomar alguna medida para romperlo, o sentir la libertad de aliarte cuando quieras o veas conveniente. El tercero es en el caso de sentir que no puedes salir de un triángulo que te hace daño o te lleva a hacer daño a otra persona, que busques ayuda profesional.

Comentarios (2)

Estoy en un triangulo con mi exesposa y mis hijos. He tomado la decisión de salir pero tengo miedo de perder el cariño de mis hijos. No los he llamado mas, pero se que les hablan mal de mi, que puedo hacer.

Es muy complejo para darte una respuesta por este medio. puedes hacer uso de la modalidad online para una consulta detallada.
un saludo

Comentarios cerrados

Comentarios (2)