La “temida” vuelta al cole

2013-09-05_la_vuelta_al_cole

Ilustración de Janet Broxon.

El comienzo del colegio, es uno de los acontecimientos más importantes para la vida de l@s niñ@s, ya que supone el inicio de una nueva etapa, tanto para l@s niñ@s como para sus madres y padres. Y casi tan importante como el primer día de cole para un niñ@ que empieza educación infantil, es la famosa “vuelta al cole” para la totalidad de l@s niñ@s cada curso en estas fechas. Con la vuelta al cole, no sólo le ponemos fin al descanso estival retomando nuestras rutinas y responsabilidades, sino que también han de afrontar nuevos retos y experiencias, nuevas amistades, y un sinfín de oportunidades vivenciales para aprovechar, ya que en el cole no solamente se aprenden materias, sino que es la experiencia de socialización más importante en la vida de nuestros niños y niñas. Por todo esto, es relativamente normal que exista un cierto nerviosismo cuando llega el momento de enfrentarlo.

Por eso hoy me gustaría dejaros algunas pautas sencillas para afrontar la vuelta al cole de la mejor manera posible, tanto para padres y madres, como para niños y niñas; y espero que os sean de utilidad:

• Durante el mes de Septiembre, para que la transición no sea tan abrupta, es deseable que se puedan compaginar con las clases, algunas actividades que se hayan realizado durante el verano. Si por ejemplo, iban todos los días al parque, intentar que sigan yendo en la medida de lo posible; o acudir alguna tarde a la piscina o a la playa, o preparar alguna excursión al campo el fin de semana. Con esto conseguiremos que el cambio no sea tan brusco.

• Como lo normal es que durante el verano no se sigan horarios muy marcados, será de gran ayuda comenzar con las rutinas de sueño y comida algunas semanas (dos o tres) antes del comienzo de las clases. Así conseguiremos que nuestros niñ@s vayan habituando sus ritmos biológicos gradualmente, lo que va a evitar que esos primeros días de cole estén excesivamente cansados, les cueste despertarse por las mañanas, o sientan hambre a deshoras.

• Es bueno que preparemos con ellos todos los materiales que van a necesitar durante el curso escolar, que no les dejemos al margen de esta actividad. Ir a recoger juntos los libros de texto, ojearlos y forrarlos con ellos, ir a comprar los materiales (mochila, libretas, bolis, colores, etc.), permitir que sean ellos quienes escojan sus propios materiales. Todo esto ayudará a que se familiaricen con el material y aumentará su motivación.

• Y hablando de motivación, nadie mejor que nosotros para motivarles con el inicio del nuevo curso. Hablarles de sus compañeros y compañeras, recordarles anécdotas del curso pasado, hablarles de los profes, de las nuevas materias que aprenderán, siempre de manera optimista y entusiasta para que el niño comience las clases con una visión positiva y con muchas ganas. Todo lo que nosotros les decimos o reflejamos (a veces, de forma inconsciente), se lo estamos transmitiendo a ellos, para bien o para mal, lo que supone un condicionante muy importante y valioso, ya que podemos usar esto para predisponer en ellos una actitud positiva hacia la escuela y el aprendizaje. Y esto, que es importante para todos los niños y niñas, en el caso de haber algún problema o diferencia entre la familia y el colegio, es vital.

• También deberemos hacer partícipes a los niños y niñas en la elección de sus actividades extraescolares y deportivas, y en sus asignaturas optativas. Estas decisiones no deben ser exclusivamente de los padres y madres, sino que hemos de involucrar al niño y dejarle decidir según sus preferencias y habilidades, pero habiendo escuchado los consejos y orientaciones de sus padres.

• Siempre que sea posible, deberemos acompañar a los niñ@s el primer día de cole, al menos uno de los progenitores, como haríamos en cualquier otra fecha importante en el calendario de nuestros hijos. Es un día de nervios y tensiones para todos, pero l@s niñ@s más que nadie, necesitan de la tranquilidad y serenidad que les transmiten sus padres y madres, porque les ayudará a relajarse y afrontar el momento con mucha más calma.

• Y por último sólo me resta decir que somos nosotros, sus papás y mamás, los que mejor conocemos a nuestros hijos e hijas, sin duda; así que seremos nosotros los encargados de marcar los ritmos y las pautas necesarias para que nuestr@s niñ@s se relajen y vivan esta vuelta al cole como una experiencia positivo e ilusionante, que es de lo que se trata.