Saltar al contenido
Portada » Blog » El duelo infantil II

El duelo infantil II

    En este segundo apartado mencionamos algunos factores que van a influir en como se lleve el duelo y en el impacto de la pérdida.

    –       Factores personales: el duelo siempre estará mediado especialmente por los factores intrínsecos al sujeto y dentro de estos, tendríamos los siguientes:

    Variables psicológicas:

    –        La personalidad, la madurez cognitiva, la salud mental, la inteligencia.

    –       La historia de duelos anteriores, como se resolvieron, la capacidad de aprendizaje

    de las estrategias de afrontamiento interiorizadas.

    –       La Autoestima y la confianza en uno mismo (una baja autoestima puede generar pensamientos autodestructivos).

    –       Habilidades en el manejo de emociones intensas (rabia, culpa, tristeza, etc).

    –       Capacidad y habilidades para establecer relaciones (de amor, de amistad, sociales)

    –       Los Valores, las creencias religiosas, la filosofía de vida, etc.

    Variables biológicas/fisiológicas.

    –       La edad cronológica del sujeto, por lo general correlaciona con la madurez intelectual.

    –       Sexo de la persona en duelo, las mujeres suelen ventilar más los sentimientos.

    –       La Salud física previa, que puede empeorar por las circunstancias, agravando el proceso de duelo.

    –       La nutrición, por ejemplo si se padece algún trastorno de la alimentación previo.

    –       El descanso, el sueño, padecer insomnio.

    –       El ejercicio físico, que además de sano, impide caer en la apatía y el desánimo.

    –       Medicamentos, sedantes y/o otras sustancias adictivas como la ingesta de drogas o alcohol, que anestesian el proceso de duelo y no permiten avanzar.

     

    Factores relacionales: Referidas a la relación entre el deudo y la persona fallecida.

    –       Tipo de relación o grado de parentesco: padre, hijo, amigo, pareja, etc. Hay pérdidas que de antemano se prevén difíciles de elaborar como la muerte de una madre o la muerte de un hijo ya que va en contra de la secuencia natural de la vida.

    –       Importancia de la relación: esta variable podría tener incluso más importancia que el parentesco. La relación podría ser íntima o distante.

    –       La naturaleza del vínculo: podría ser una relación de amor, odio, o ambivalente (amor-rencor) un alto grado de ambivalencia implicaría una peor elaboración, también se prevé una peor elaboración en los casos de relaciones de dependencia.

    –       Asuntos pendientes: Conflictos no resueltos con el fallecido, ahora que ya es tarde pueden pesar en la elaboración del duelo, estaría muy relacionado con la ambivalencia.

     

    Factores relacionados con la muerte: Todas aquellas circunstancias relacionadas con lo sucedido que pueden afectar directamente desde el momento inicial al proceso.

    –       Tipo de muerte: distinguiremos tres tipos de muerte: muerte natural, que puede ser súbita o esperada (después de una larga enfermedad, suele dar lugar a duelo anticipado); muerte por accidente; muerte por homicidio y muerte por suicidio, estas últimas por definición siempre son súbitas y suelen complicar el proceso de duelo.

    –       La forma cómo nos comunicaron la noticia puede atenuar o generar un gran shock.

    –       La edad del fallecido, se hace mucho más duro cuanto más joven.

    –       Pérdidas secundarias y pérdidas simbólicas: pueden agudizar el proceso, por ejemplo, pérdida de estatus económico o de planes de futuro en el caso de viudedad, o de esperanzas e ilusiones de futuro, en el caso de madres que pierden a sus bebes durante el periodo perinatal.

    –       Acumulación: Las pérdidas anteriores recientes u otras muertes o hechos trágicos concurrentes.

    –       No ver el cadáver, bien porque está destrozado o porque no se ha podido encontrar, en estos casos puede ocurrir que no se llega a poseer la certeza de la muerte.

    –       Cuando se ve el cadáver pero este está mutilado agrava la elaboración posterior.

    Factores sociales:

    –       El sistema de soporte social del individuo, el apoyo de familiares y amigos.

    –       El estatus educacional y económico puede convertirse en un problema concomitante si el sujeto tiene unas condiciones de vida precarias o vive aislado socialmente.

    –       Los rituales funerarios que al celebrarse ayudan en la elaboración.

    –       Las pautas culturales, la aceptación del duelo, sobre todo de la expresión del dolor.

    –       La posibilidad de obtener ayuda profesional.

    La presencia o ausencia de estos factores y la combinación de los mismos puede llegar a complicar sumamente el proceso de elaboración de duelo.