Diez frases de Nelson Mandela que explican por qué es un gigante de la historia

Diez frases de Nelson Mandela que explican por qué es un gigante de la historia

Mandela: ¿Qué posibilidades tenemos de ganar la copa mundial de rugby?
Asesor: Según los expertos, no podremos pasar de cuartos de final.
Mandela: Según los expertos, tu y yo deberíamos seguir en la cárcel. Y aquí estamos, presidiendo el país.»

Este fragmento pertenece a la película «Invictus»; gracias a ella sabemos que Sudáfrica ganó el Mundial de Rugby en el año 1995. Ganó dicho mundial a pesar de todos los pronósticos negativos, incluido el de su propia población, que se encontraba aún dividida por razas a pesar de que el Apartheid había sido oficialmente abolido, pocos años antes, cuando Mandela llegó a la presidencia del país.

Mientras estoy escribiendo este post, Mandela agoniza en un hospital de Pretoria. El sentimiento que predomina es el de que se nos marcha uno de esos pocos hombres que consiguen que estemos orgullosos de pertenecer a esta raza humana. En los últimos días se han escuchado muchas frases dichas por Nelson Mandela; de todas ellas, he escogido algunas que creo que reafirman esta convicción, de que este hombre que se está marchando con el respeto y reconocimieto mundial, cosa muy difícil en esta era que nos toca vivir, ya está ocupando, por derecho propio, un «escaño» entre los grandes de la Historia de la humanidad.

“Todo parece imposible hasta que se hace”.

Esta convicción le llevó a poder hacer en la década de los 90, lo que parecía imposible en la Sudáfrica de 1980.

“La mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre”.

Más allá del éxito o fracaso de cualquier iniciativa, resulta mucho más importante la intención que existe detrás de ella y el espíritu de lucha, de no dejarse vencer por las adversidades.

“La Educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”.

Bien lo saben algunos que han hecho, hacen, y harán todo lo posible por hundirla.

“Un hombre educado no puede ser oprimido, porque es capaz de pensar por sí mismo”.

Sabia explicación a la frase anterior.

“Si quiere hacer las paces con su enemigo, usted debe trabajar con él”.

Dejar de matarse, solamente, no traerá la paz. Convivir en el día a día sin odios ni rencores en el corazón, ese es el camino para la Paz. Por eso es tan difícil alcanzarla.

“La democracia exige respetar los derechos políticos de las minorías”.

Esta frase resalta la nobleza de Mandela. Hubiera sido comprensible que, siendo él de raza negra, así como la mayoría de la población sudafricana, y tras sufrir casi tres décadas de cautiverio, con su liberación en 1990 sonase por todo el país el clamor de la venganza. Pero no fue así. Y esto se lo debemos a la bondad y la capacidad de perdonar Mandela supo demostrar en todo momento.

“Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”.

Establecer paralelismo con la situación actual de muchos países, es inevitable.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar. El amor llega de forma más natural al corazón humano que su contrario”.

El actor y director estadounidense Clint Eastwood dijo: “Requiere ser alguien de una moralidad superior para comportarse como Mandela lo hizo. Cristo dijo: ’Perdónalos por que no saben lo que hacen’. Mandela hizo lo mismo”.

“Yo no tenía una creencia específica, excepto que nuestra causa era justa, que era muy fuerte y que estaba ganando cada vez más y más apoyo”.

La Justicia es un valor universal y reconocido por todos. Esta frase debería hacernos reflexionar sobre qué está fallando cuando permitimos que a pocos miles de kilómetros de distancia (y a veces ni eso) millones de personas vivan en la absoluta pobreza.

He cumplido mi deber para con mi pueblo y para con Sudáfrica. No tengo la menor duda de que la posteridad reivindicará mi inocencia y, del mismo modo, afirmo que los criminales que debían haber comparecido ante este tribunal son los miembros del Gobierno”.

Los verdaderos criminales nunca comparecieron ante los tribunales en los que Mandela fue condenado, despidiéndose de su libertad con esta contundente frase, en 1962. Pero el Tribunal de la Historia ya dictó su sentencia hace mucho tiempo. Y esa sentencia será perpetua e inapelable.

Este es parte del pensamiento de este gran líder, que será su legado inestimable. Nelson Mandela no sólo es el símbolo de la lucha contra el segregacionismo, sino también de los ideales por un mundo más justo y más libre, tal como lo expresa en cada uno de sus pensamientos. Un buena cabeza y un buen corazón, son una combinación excepcional que este hombre admirable tenía.