adicciones sexuales (I)

adicciones sexuales (I)

LAS ADICCIONES SEXUALES (I)

 

  • INTRODUCCIÓN

 

Las adicciones sexuales, se entienden como parte del grupo popularmente llamado “nuevas adicciones”. Éstas, aunque reciben el nombre de nuevas, está claro que no siendo las vinculadas a los avances tecnológicos, todas son bastante antiguas. Se les llama adicciones sin drogas, pero el mecanismo de dependencia y las funciones que desempeñan son similares. Parece como si la necesidad de depender de algo fuese impresa en nuestra naturaleza. Algunas veces surgirán por el mero deseo de experimentar nuevas sensaciones, o aventuras adolescentes, ya sea en la primera o en la “segunda” adolescencia, también llamada “crisis de la mediana edad”; pero es mas frecuente que uno se vea impulsado al consumo que se vuelve descontrolado, cuando necesita llenar su vida, normalmente por los vacíos de afecto y falta de autoestima.

 

  • QUÉ SON?

 

Una adicción se puede definir como una enfermedad consistente en el desarrollo de una relación enfermiza entre una persona y una sustancia o actividad, hasta el punto de llevarle a la destrucción personal. Se tiene consciencia del efecto perjudicial y dañino pero se persiste en ese comportamiento.

“Adicción” proviene de la palabra “adictus” que quiere decir “esclavo por deudas”, reflejando con esto la sensación de pérdida de libertad que se tiene. El adicto se siente esclavizado, dependiendo fuertemente de algo o alguien de manera que piensa que no puede vivir sin ello.

Una definición mas “de andar por casa”, consistiría en decir que la adicción es el impulso irrefrenable a realizar algo y repetirlo cada vez con mas frecuencia, produciéndose un profundo malestar al ser privado de ello.

En muchas ocasiones vemos que hábitos de conducta aparentemente inofensivos, pueden convertirse en adictivos e interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas.

Por tanto la adicción sexual consiste en ese impulso irrefrenable a tener una experiencia sexual, ya sea parcial o completa, real o virtual, etc. de manera que cuando no se desarrolla dicha experiencia, se produce un profundo malestar, que llamamos síndrome de abstinencia, con los consiguientes síntomas (nerviosismo, irritabilidad, dolores de cabeza, temblores, insomnio, etc.), que desaparecen cuando se vuelve a tener la oportunidad de repetir el comportamiento sexual.

El sexo se convierte en una obsesión para la persona.

 

  • CUÁLES SON?

 

Forman parte de las adicciones psicológicas en contraste con las químicas (opiáceos, cocaína, alcoholismo, anfetaminas, benzodiacepinas, tabaco…), como son la ludopatía, compras, comida, trabajo, internet, teléfono, ejercicio físico, etc.

Dentro de lo que llamamos las adicciones sexuales podemos encontrar: las vinculadas a parafilias o desviaciones sexuales, la ninfomanía, la búsqueda ansiosa de relaciones sucesivas con amantes, la conducta hipersexual y obsesiva con la propia pareja, el consumo de teléfonos eróticos, la masturbación compulsiva, la pornografía, el sexo por internet, etc…

Sara Grau menciona los tres perfiles que desarrolló Marc Pratarelli en cuanto a la posible adicción a internet: en el primer grupo estarían los razonables (usan Internet con moderación); los adictos a la Web (en proceso de aislamiento, problemas de sueño, muchas horas en internet…); y los enganchados al cibersexo (adictos a la red y al sexo)[1]. Así que podemos encontrar muy frecuentemente la adicción doble, a internet por un lado y al sexo por otro, ambas reforzadas mutuamente.

 

  • POR QUÉ OCURREN?

 

Al hablar de causas, podemos encontrar las de inicio del comportamiento y otras de mantenimiento.

Es habitual en cualquier adicción encontrar como factores que predisponen o que precipitan la conducta adictiva, los siguientes:

  • Aburrimiento
  • huida de problemas
  • búsqueda de nuevas sensaciones
  • baja capacidad de autocontrol
  • visión hedonista de la vida
  • sentimientos de insatisfacción y vacío
  • dificultades en relaciones familiares o sociales
  • presión de grupo de amigos
  • búsqueda de aceptación
  • rebeldía
  • “miedo a la separación” (dependencia)

También hay que tener en cuenta:

  • la predisposición genética
  • la predisposición de personalidad, vulnerabilidad psicológica.
  • La predisposición en ciertas etapas del ciclo vital: 1ª y 2ª adolescencia
  • Influencia de los modelos, que se refiere a como afecta crecer en un entorno donde la sexualidad es vivida de una manera descontrolada, donde es promovida, alimentada y estimulada tempranamente.

 

Las causas por si solas no llegan para explicar las adicciones, es necesario atender al proceso que tiene lugar. Enrique Echeburua describe el proceso de la siguiente manera: La iniciación en la adicción tendría lugar por una vulnerabilidad psicológica, la búsqueda de actividades placenteras y/o la presión social. Según este autor, en el origen podríamos encontrar: una personalidad impulsiva, una autoestima deficiente, historia de abusos y traumas sexuales, rechazos afectivos en la adolescencia, soledad, vacío existencial, etc.

El mantenimiento de la adicción estaría explicado desde la falta de autocontrol, el nivel alto de dependencia, la carencia de actividades gratificantes como alternativa y el importante peso de la liberación de sustancias placenteras en nuestro cerebro, donde la falta se sensaciones placenteras nos lleva a la angustia y un exceso de ellas, a la dependencia[2].

Creo que a esto podríamos añadir como elementos de mantenimiento del problema:

  • acomodación al problema: muchas veces en el tiempo se logra algún tipo de ganancia secundaria (un beneficio personal) que hace mas difícil abandonar esa conducta.
  • necesidad del síntoma (homeostasis familiar): en ocasiones se ha observado como la conducta adictiva es un síntoma, que forma parte del sacrificio que un miembro de la familia desarrolla inconscientemente, para mantener el equilibrio familiar, de manera que si la persona sanase, la familia empeoraría.
  • intentos ineficaces de solución: parte del planteamiento de que, muchos intentos bienintencionados de solución, son los que crean o agravan el problema.

[1] Sara Grau. Básicos, Nuevas Adicciones: Síndromes y trastornos.. (Ed. Andamio: Barcelona. 2006)

[2] Enrique Echeburua. “¿Adicciones sin drogas?”. (Ed. Desclee de Brouwer: Bilbao, 1999)

Comentarios (4)

Excelente exposición acerca del comportamiento y la conducta sexual / Totalmente de acuerdo con el enfoque patológico cuando su ejercicio es adictivo / Me gusta el correlato referido tanto a sus causas como a su desarrollo …

Deseo solicitar autorización a Esteban Figueirido para hacer público y extensivo este artículo, con fines formativos, incorporando siempre el enlace de este Blog y su propio nombre como autor.
Yo soy Psicoterapeuta y desempeño la actividad en un reciente lanzamiento del Proyecto Grupo SACp orientado al bienestar y la salud en un ámbito de Ayuda Social.
Con agradecimiento … UN SALUDO

    Hola!
    me alegra que haya sido de tu interés. Es la primera parte de dos. Tienes libertad para divulgarlo siempre que como has dicho hagas referencia a la fuente.
    gracias por tus comentarios.

Muy buen análisis del problema. Espero segunda parte.
Un abrazo

    Gracias Ana!

Comentarios cerrados

Comentarios (4)